Quantcast IMOW - Las esposas de Lot
Artículos
Temas
Amor
Relaciones en tiempos cambiantes. Vea las historias>>

El Dinero
Las mujeres que trabajan hablan sobre finanzas. Vea las historias>>

Cultura y Conflicto
¿Estamos destinadas a no estar de acuerdo? Vea las historias>>

El Futuro
Visualizar los próximos 30 años. Vea las historias>>

Lo mas destacado
Historias destacadas en películas, arte, música y más. Vea las historias>>

Guerra y diálogo
Hablando desde la guerra. Abogando por la paz. Vea las historias>>

Hombres jóvenes
Nuestra generación: hablan los hombres jóvenes. Vea las historias>>

Maternidad
Las mujeres se sinceran sobre el embarazo, la crianza de los hijos y la elección. Vea las historias>>

Imagen e identidad
Las apariencias no son todo, ¿o sí? Vea las historias>>

Festival de cine online
31 películas de directoras de todo el mundo. Vea las historias>>

Definiendo a una generación
¿Quiénes son las mujeres jóvenes hoy? Vea las historias>>

Lo mejor del concurso
Vinieron, vieron y comentaron. Aquí están los ganadores. Vea las historias>>
Conversación
¿Qué define a su generación de mujeres?
Tema seleccionado



PÁGINA DE INICIO  |   PRUEBA PRINCIPAL     |   ARTÍCULOS     |  CONVERSACIÓN    |  EVENTOS  |  TOMAR MEDIDAS  |  ACERCA DE
Búsqueda:  
  IR  
REGISTRAR  |  INICIAR SESIÓN Cambiar Idioma»    Invite a un amigo »
Las esposas de Lot
Pireeni Sundaralingam
Sri LankaGALERÍACONVERSACIÓN
2003 marcó el vigésimo aniversario de la guerra civil de Sri Lanka, una guerra que causó 60 mil muertos y la diáspora de un millón...
mirando hacia atrás a nuestras ciudades incendiadas
mirando cómo el humo sube
desde nuestros vacíos hogares.

Tanta muerte. El olor
de la justicia
yendo a la deriva en el viento quemado.

Estaba tranquilo entonces. Y frío.

Escuchamos sus gritos,
los pájaros enjaulados aferrados
a sus perchas, nuestras hijas
desnudas en la codiciosa multitud.

Lo vimos todo,
vimos el fuego como lluvia,

vimos nuestras lágrimas correr,
blancas venas sobre nuestros cuerpos,

vimos la salmuera
fluir de la piel cuarteada por la sal.

Ahora, impacientes en la noche vacía
nos damos cuenta de que permanecemos allí,
solos en la negra panza de la colina.

Nosotros, los olvidados,
cuyos nombres fueron tragados por Dios.

***

2003 marcó el vigésimo aniversario de la guerra civil de Sri Lanka, una guerra que causó 60 mil muertos y la diáspora de un millón de personas.
mirando cómo el humo sube
desde nuestros vacíos hogares.

Tanta muerte. El olor
de la justicia
yendo a la deriva en el viento quemado.

Estaba tranquilo entonces. Y frío.

Escuchamos sus gritos,
los pájaros enjaulados aferrados
a sus perchas, nuestras hijas
desnudas en la codiciosa multitud.

Lo vimos todo,
vimos el fuego como lluvia,

vimos nuestras lágrimas correr,

Vea Artículo Completo »
ARTÍCULOS RELACIONADOS (28)

 
Ishle Yi Park
Estados Unidos
hola, tú. Las mujeres se vuelven encantadoras con la...
IR AL ARTÍCULO »
Pireeni Sundaralingam
Sri Lanka
Porque el anochecer no es sólo el fin del día sino el...
IR AL ARTÍCULO »
Sandra Ljubinkovic
Serbia – Montenegro
Tenía 14 años cuando estalló la guerra en Yugoslavia. Empecé...
IR AL ARTÍCULO »
Afsaneh O. Javey
Irán
Nací en Teherán en una familia relativamente pequeña. Cuando...
IR AL ARTÍCULO »

©Derechos Reservados 2008 International Museum of Women / Política de Privacidad y Descargo de Responsabilidad / Traducido por 101 Translations / Cambiar Idioma
El contenido de esta exhibición no necesariamente representa las opiniones del International Museum of Women, o sus socios o patrocinadores.