Quantcast IMOW - El Cielo en un grano de arena
Artículos
Temas
Amor
Relaciones en tiempos cambiantes. Vea las historias>>

El Dinero
Las mujeres que trabajan hablan sobre finanzas. Vea las historias>>

Cultura y Conflicto
¿Estamos destinadas a no estar de acuerdo? Vea las historias>>

El Futuro
Visualizar los próximos 30 años. Vea las historias>>

Lo mas destacado
Historias destacadas en películas, arte, música y más. Vea las historias>>

Guerra y diálogo
Hablando desde la guerra. Abogando por la paz. Vea las historias>>

Hombres jóvenes
Nuestra generación: hablan los hombres jóvenes. Vea las historias>>

Maternidad
Las mujeres se sinceran sobre el embarazo, la crianza de los hijos y la elección. Vea las historias>>

Imagen e identidad
Las apariencias no son todo, ¿o sí? Vea las historias>>

Festival de cine online
31 películas de directoras de todo el mundo. Vea las historias>>

Definiendo a una generación
¿Quiénes son las mujeres jóvenes hoy? Vea las historias>>

Lo mejor del concurso
Vinieron, vieron y comentaron. Aquí están los ganadores. Vea las historias>>
Conversación
¿Qué define a su generación de mujeres?
Tema seleccionado



PÁGINA DE INICIO  |   PRUEBA PRINCIPAL     |   ARTÍCULOS     |  CONVERSACIÓN    |  EVENTOS  |  TOMAR MEDIDAS  |  ACERCA DE
Búsqueda:  
  IR  
REGISTRAR  |  INICIAR SESIÓN Cambiar Idioma»    Invite a un amigo »
El Cielo en un grano de arena
Ayeda Husain Naqvi
PakistánGALERÍACONVERSACIÓN
“¿Por qué debo perderme en ti? ¿Por qué debo dejar de ser? Ahora soy una gota de lluvia. Si me dejo caer, no seré nada”
Mientras estoy sentada en mi cochera quemando obsesivamente las últimas copias de un artículo que desearía no haber escrito jamás, me doy cuenta de que hay mucha gente con la que debo disculparme –ahí está Danya, mi hija de cinco años, que me mira con curiosidad a través del fuego.
A todo el mundo le gusta creer que es especial. Yo no era la excepción. Así que me vi embelesada por la teoría apocalíptica y por un hombre que sostenía ser un mesías. Como dije, a todos nos gusta sentirnos especiales. Y ser una de los pocos elegidos para salvar el mundo te hace sentir así.
La primera vez que lo vi tenía un pulóver rojo. Qué manera rara de vestir para un hombre santo, pensé. Pero él tenía esos poderes. Se sentaba en su mecedora y te miraba fijo hasta que tenías que apartar la vista. La gente tenía una fe ciega en su habilidad para lograr cosas: hijos, trabajos o ascensos; él lo hacía realidad. Definitivamente tenía poderes. Solo que me tomó demasiado tiempo darme cuenta de que no provenían de una fuente positiva.
Cuando era una niña, me dijeron que iba a hacer grandes cosas. Quizás me lo tomé demasiado en serio. Quería estar ahí cuando “pasara”. Quería ser parte de algo grande. Necesitaba creer que tenía un propósito, algo que trascendiera la banal rutina de mis días.
Vea Artículo Completo »
ARTÍCULOS RELACIONADOS (9)

 
Keina Davis Elswick
Estados Unidos
Describo a mi arte como folklore urbano.
IR AL ARTÍCULO »
Achinoam Nini
Israel
Detente. Son las 3:15 Tienes un minuto. ¿Estás...
IR AL ARTÍCULO »
Shirin Kouladjie
Irán
Con esta pieza, ‘No Chain Prayer Please’ (“Ninguna cadena...
IR AL ARTÍCULO »
Melysha Sargis Meraee
Irak
Una noche mi familia y yo llegamos a casa y vimos que...
IR AL ARTÍCULO »

©Derechos Reservados 2008 International Museum of Women / Política de Privacidad y Descargo de Responsabilidad / Traducido por 101 Translations / Cambiar Idioma
El contenido de esta exhibición no necesariamente representa las opiniones del International Museum of Women, o sus socios o patrocinadores.